viernes, 21 de diciembre de 2012

Tal como éramos

Hubo un tiempo en que Miss Airgam fue niña, un tiempo muy muy lejano en el que sólo había 2 canales de televisión, en muchas casas en blanco y negro, no había vídeo, ni DVD, ni ordenadores, ni móviles, ni nada parecido, lo que sí había era Navidad y también mucha ilusión. En ese tiempo tan lejano había juguetes, pero Dios mío, qué juguetes, algunos eran más una venganza que otra cosa. Con la Navidad a la vuelta de la esquina como quien dice, me apetecía hacer este homenaje a las navidades de cuando éramos niños y recordar esos juguetes de nuestra infancia que tan buenos momentos nos han proporcionado.

El Cine-Exin, bueno, más que un juguete eso era un invento del demonio. En mi casa tengo que decir que se rompió exactamente el día que lo estrenamos, yo lo abrí, emocionada y nada más abrir la caja y ver que traía sólo 2 películas ya pensé: “¿pero qué mierda es ésta?”, qué vamos a poner aquí cuando ya hayamos visto las 2 películas?” Porque de otras pelis no se hablaba en ningún sitio. El caso es que tras muchos esfuerzos por parte de mi padre y algún mecagoentodoloquesemueve, consiguió poner la película que más que una película era un horror que iba a cámara lenta mientras tú le dabas vuelta a una ruedecita (os juro que no es coña) para que pasaran las imágenes. El caso es que cuando acabo la peli aquello hizo chis-púm y a tomar por culo, nunca más volvió a funcionar…  vamos que la segunda peli nunca la vimos…. Ante la cara de horror que pusimos mi hermana y yo (se mascaba la tragedia), mi padre nos dijo: “no pasa nada, si lo guay de este juguete es que te sientas delante de la tele y mueves la ruedecita y te imaginas que la películas la estás poniendo tú….” Con un par…. Juguete de mierda número 1.
Otro juguete interesante también era un muñeco que se hacía pis encima, no sé porqué lo de hacerse pis era muy importante, sino tenías un muñeco meón no eras nadie. El caso es que al muñeco le dabas el biberón, y luego le tenías que poner corriendo sentado en un orinal porque bebérselo y mearse era todo uno, , tiempo de espera de digestión no tenía el pobrecico, lo suyo era más bien incontinencia. Y digo yo, los fabricantes, la asignatura de anatomía la suspendieron, no? tenía un agujerico en el mismísimo y por ahí le salía el agüilla, una porquería vamos, luego siempre se le quedaba agua dentro que a mí me daba un asco…., así que para sacársela le quitaba una piernecilla y lo ponía a escurrir en el bidé, todo glamour, vamos, el caso es que tantas veces le saqué la pierna que ya se le quedó como floja y cuando le daba el biberón que ya opté por dárselo desnudo, a mí no me daba tiempo a desnudarlo, lo tenía todo el día en pelota picada, se meaba pero directamente por la pierna,…. Juguete de mierda número 2.
Y por último y no por ello menos importante, el juguete de Química, que era algo muy interesante para pirómanos en potencia, era un juguete más masculino, por así decirlo, por suerte, yo tenía primos chicos y ahí todo un mundo de posibilidades… era un juguete aparentemente guay, todo lleno de botecitos que riete tú del maletín que llevan los del C.S.I., esto no tenía nada que envidiarle. Lo abrías, te leías las instrucciones y aquello parecía el manual del perfecto terrorista, hacías una bomba fétida (que era auténtica, no había manera de acabar con aquel olor) y un petardo, que explotaba de verdad, a continuación si quedaban supervivientes, venía el adulto de turno, le arreaba una bofetada al primero que se le ponía a tiro y clausuraba el juguete de por vida…. y no estamos traumatizados ni nada, el juguete molaba pero duraba exactamente un día, luego nunca más lo volvíamos a ver. Juguete de mierda número 3.
Y ahora, homenaje al juguete más moderno de nuestra época: yo que crecí viendo Heidi y Mazinguer Z, tuve el privilegio de jugar con la consola del jurásico: a mis primos les trajeron una consola de videojuegos que era más grande que la tele y al enchufarla podías jugar al tenis….einsssss? ¿al tenis? El juego consistía en que en la pantalla “negra” de la tele, dividida en dos por una línea blanca había dos rayitas, blancas también, viva el minimalismo, una para cada uno de los jugadores, la pelota era un punto, blanco también, que iba de un campo a otro y tú tenías que darle con la rayita…. Vamos, igualito que el Tenis Gran Slam al que juegan ahora mis hijas….. pero eso era lo más de lo más… p’haberse matao….
Podría seguir así hasta el infinito y más allá, con este momento revival de Cuéntame, pero casi que mejor lo dejamos y me voy de vacaciones que me hace muuuuuuucha falta. Feliz Navidad a todos…., qué lo paséis fenomenal y que os traigan muchas cosas Santa Claus, los Reyes Magos o la madre que os parió, lo importante es la ilusión. Besos


32 comentarios:

  1. Pues yo nunca tuve el Cinexin y eso que lo pedía un año tras otro!
    Tampoco tuve el Tragabolas y este año me resarzo ya que se lo he pedido a los Reyes para uno de mis canijos, ¿me harán sus Majestades más caso ahora?
    Un beso guapa, pásalo bien estas fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Tragabolas vale, pero el Cine Exin escacadelavaca, te lo digo yo. Me alegro que te haya gustado. Feliz Navidad. Bss caóticos

      Eliminar
  2. jajaja Olga!!! Me ha encantado este post!!! Es de enmarcar!!
    Yo también tenía el juego de las dos rayitas jugadoras de tenis!! Eso si que era un "menos es más", eh?
    Y por supuesto esa muñeca, que siempre se quedaba sin piernas y con un pelo tan "encrespado" que era imposible meterle el cepillo.

    Pero son otras épocas, y ahora toca descansar y coger fuerzas para la vuelta.

    ¡¡Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste guapa, lo del pelo de los muñevos merece post aparte. Feluz Navidad

      Eliminar
  3. Anda que no me hablado mi santo de ese jueguecito del tenis. Y lo que les gustaba!!! Yo recurdo con mucho cariño las partidas al Risk, como yo te he comentado alguna vez. Espero que a tus niñas les encante tamto como a mí.
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, qué momentos. Deseandito estoy de abrir los regalos este año, conquistaremos el mundo... grandes partidas se avecinan

      Eliminar
  4. Hija mía, te superas con cada entrada, me río cada día más y más! Lo del videojuego me ha rematao porque el famoso juego lo petó en mi casa jajajaja. Genial lo del muñeco melón, a mi me pasaba igual, no se les ocurriría darle una vuelta al pis o algo, aún así que grandes recuerdos!!
    Que pases una Navidad estupenda y que entres al 2013 cargada de ilusión y rodeada de tu familia que no hay nada mejor. Besazos guapetona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que re guste. Que paséis muy feliz Navidad vosotros también. Muchos besos para vosotros y achuchones para la peque

      Eliminar
  5. Jo, Miss, que mira que soy vieja, pero es que eso del cinexin sólo se lo vi a los niños, hijos de unos amigos de mi tía, y nunca tuve uno, ni lo vi funcionar, si te digo la verdad. Aunque después de lo que escribes, tal vez ya estaba roto.
    El juguete de química es genial, pero tampoco lo pedí -que boba- en su día, y tenerlo hoy en día, con dos menores de 3 años, da miedo. Como para que lo coja la enana y se dedique a comerse los polvos mágicos de la caja.
    Yo era más de muñecas: la nancy, la... Y para de contar. Alguna barbie, pero ya de mayor, pero lo mio era la nancy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay guapa, yo también tenía la Nancy, me encantaba. Haré otro post de juguetes revival en el que la Nancy no puede faltar, qué recuerdos. Muchos besos guapa

      Eliminar
  6. yo si que soy vieja, cuando las primeras consolas andaba por la universidad. si habia muñecos que hacian pis, pero si ya me parecia tonto jugar con muñecos, lo de hacerlo con muñecos guarros fué algo que ni se plantaearon en mi casa. en cuanto a lo del cinexin...mi padre era un fanático de maquinas de fotos y proyectores de super8 pero eso nunca llegó a mi casa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no eres vieja hombreya, somos interesantes y muy vividas eso sí, vamis con experiencia que se dice. Gracias x el comment hermisa

      Eliminar
  7. Yo si que tuve un Cinexin y a mi he de reconocer que me duro años...aun recuerdo que me metia con mi hermana en el baño sin ventana y cerrabamos la puerta para simular un cine porque no sabiamos bajar la persiana de nuestro cuarto...q tiempos! eso si que eran navidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja qué bueno lo del baño a oscuras, yo me metía con mi primo debajo de una mesa camilla con una linterna y jugábamis a que estábamos de acampada en el bosque
      Gracias por el cimment. Bss

      Eliminar
  8. vale... lo confieso... soy la más peque o de las más peques de las mamis... porque cuando yo era peque no existia el cinexin (ya estaba descatalogado), pero si que lo tuvieron mi madre y mi tia, y si te soy sincera hoy en día todavía funciona!!!
    Eso si!! yo si que tuve mi muñeco meón, además me acuerdo que era uno de los primeros cocolisos, y mi madre para que no empastrara absolutamente toda la casa le ponía una compresa con celo..
    Por lo demás, me he podido reir una barbaridad con tooodos tus posts (me he leido del tiron todo el blog), y ya me quedo por estos lares....
    BESAZOS BICHEJOS ENORMESSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión guapa, bienvenida al blog y #bichopandi forever

      Eliminar
  9. Jo, que recuerdos. Nunca tuve un cinexin, pero vamos, q soy de la época, jajaja. Un post genial, has hecho acudan a mí grandes recuerdos :-).
    Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste, somos de la época. Bss

      Eliminar
  10. Me has trasladado al pasado en un pis pas y dicho sea de paso me he pegado una panzada de reir. Q bien lo cuentas, jodia :-)
    Besillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que somos todas primas hermanas. Me alegro que te guste hermosa. Bss

      Eliminar
  11. Aaaaaaaay. Yo siempre quise un Supercinexín... cinéfila que he sido desde pequeña.
    Uno de los mayores ejercicios de madurez y responsabilidad que tuve que hacer de pequeña fue ir con mi madre a ECI a comprar uno para regalárselo a mis vecinos... y yo soñando con tener uno.
    En fin... el modo revival es lo mejor para ejercitar la memoria :-)
    Feliz navidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tb soy cinéfila perdida, me alegro que te guste. Muchos besos guapa

      Eliminar
  12. Yo podria hacerte una lista de juguetes caca pero el que mas caca me parecio era una muñeca que se hacia llamar NINa parecia una muñecon en el anuncio y luego era más pequeño que un nenuco mi madre siempre se acuerda de mi cara al verlo mire la caja y dije Eso es la NINA???
    Otro apartado son los juguetes que nunca tuve.

    El Cinexin lo recuerdo como caca también o yo también me lo carge a la primera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que somos almas gemelas. Muchos besos guapa, Feliz Navidad

      Eliminar
  13. Hola Olga! Me gustaría enviarte información sobre productos, actividades, etc. relacionadas con la maternidad. ¿Podrías facilitarme una dirección de correo electrónico? Puede ser interesante para tu blog. Saludos.

    Belén Mejías
    belen.mejias@allforone.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén, ya te he enviado un correo cn mi mail
      Gracias, saludos

      Eliminar
  14. Jajaja Tuve los dos primeros! Por suerte el de química en mi caso fue choconova, y me encantaba :) Y el muñeco que más me desilusiono fue sin duda un oso amoroso que en la tele y en los catálogos parecía enorme y brillante, casi mágico, y cuando me lo dieron yo me eché a llorar :D Espero que este año Papá Noel se haya portado mejor o los Reyes se porten bien. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El choconova lo tuvo mi hermana pequeña, qué recuerdos...
      Este año ha tocado Play Station 3 con libro de los hechizos. Bss

      Eliminar
  15. jajaja todo es absolutamente cierto. Yo pedí el Quimicefa tres años y nunca me llegó...Todavía ahora hay juguetes que no hay quien los entienda, a Lucía le trajeron el juego del espía con unas instrucciones en inglés que no hemos conseguido traducir ni los bilingues de la familia: jueguete mierda moderno número 50.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí hija sí, el tema da para mucho. Aviso que habrá segunda parte. Besos

      Eliminar
  16. Jajaja, yo tuve los juguetes de mierda 1, 2 y 3 y corroboro todo lo que dices!! que bueno, aunque que de recuerdos me traen :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya compartimos algo más jajaja
      Besos

      Eliminar