jueves, 12 de junio de 2014

El Método Pataky y otras formas de tortura

 
Ayer estuve viendo El Hormiguero un ratito, pero sólo un ratito, tuve que pedirle al Mister que lo quitara porque ya no podía soportar más las ganas de estampar el mando contra el suelo. Afortunadamente, ya sabéis como se ve la tele en AirgamHome, a salto de mata, es decir, cambiando de canal continuamente. La artista invitada era Elsa Pataky…. no digo más. Resulta que ha tenido gemelos o mellizos (siempre me lío un poco con esto) hace 10 semanas… eins???? Que los ha tenido, ¿dónde? En una nave nodriza o en un cajón, porque no me imagino yo que haya cabido un niño y menos 2 en ese cuerpo, o igual ha tenido a Pulgarcita y David el Gnomo. Yo no salía de mi asombro, con los ojos como platos y la boca abierta, mirándola, tan rubia, tan mona, tan delgada y tan estupenda, no daba crédito. Resulta que la criaturica tiene entrenador personal, y que ellos, al alimón, como dirían en la prensa rosa, han escrito un libro para “ayudar” a ponerse en forma a millones de mujeres …. Acabáramos, Elsa, ahora lo entiendo todo, será a mujeres como tú, no a mujeres corrientes y molientes como la inmensa mayoría, porque permíteme que dude que alguien “normal” con la que está cayendo pueda permitirse un entrenador personal.
Pues no termina ahí la cosa, que salió también el entrenador personal, muy gracioso él y muy cool, con una visera que no sé si la llevaba para parecer más alto o para proclamar a los cuatro vientos soy un hortera y me gusta comentarlo. Se puso a hacer una parodia de cómo hacen bicicleta las mujeres en el gimnasio, yo ahí le juré odio eterno, el Mister me miraba y decía: “Mira, como tú, lo hace exactamente igual que tú”, estuvo a punto de tragarse el mando. Sí, entrenadorpersonaldepacotilla, llevo el móvil al gimnasio y no lo suelto cuando me monto en la bici esa del respaldo, y cuando me subo a la cinta del demonio, ¿qué pasa? Es por si me llama mi jefe o alguna de Lasniñas, o el Mister, o mi madre o quien a mí me dé la gana, y te aseguro que sudo, vaya si sudo, litros de sudor me corren por el canalillo, que por cierto, me da un ascazo, lo de sudar, me refiero.
Luego pusieron un video de cómo va al gimnasio Elsa, y casi me dio hasta pena la pobre, con ese tío pegado a su chepa gritándole cosas como “tú puedes” “sigue hasta que te quemen las piernas” “si crees que ya no puedes más, dame 5 más”… pero qué clase de tortura es ésta? Y encima pagando?. Pero Elsa, bonica, qué necesidad tienes de que un esmirriau te dé órdenes y acose de esa manera para hacer 5 flexiones más cuando estás al borde del ictus y lo que te pide el cuerpo es darle un mamporro y saltarle los dientes? ¿De verdad te compensa todo ese sacrificio? A mí desde luego no. Así que al principio del programa reconozco que yo querría ser Elsa Pataky, pero luego ya no, prefiero ser yo. Y cuando el Mister me sugirió: “si quieres voy contigo al gimnasio y hago de tu entrenador personal” le lancé una mirada asesina y le dije: “quieres tú que te eche un chorrito de Evacuol en las lentejas?, no verdad? Pues eso”.
Yo seguiré yendo al gimnasio con mi modelito, mi goma a conjunto, mi botella de agua y mi móvil, y haré lo que buenamente pueda sin que me den ganas de prender fuego a la apocalíptica o cómosellame esa máquina infernal, porque no sé si se han dado cuenta que cuando llegue a casa, tendré que hacer la cena, revisar que Lasniñas hayan hecho la tarea, tengan todo preparado para el cole, pensar qué comemos al día siguiente, recoger la cocina, pensar qué me pongo al día siguiente, revisar el correo de la oficina por si hay algo urgente, contestar los correos urgentes, puede que comprar un disfraz en los chinos, y un sinfín de cosas más antes de caer desplomada en el sofá. Así que definitivamente, NO quiero ser Elsa Pataky ni tener un entrenador personal. Voy a hacer mi operación bikini particular, es decir, como a mí me salga de los mismísimos ovarios. Yo practico la dieta compensatoria, que consiste en comer sano y cosas que no engorden pero sin llegar a tener ganas de suicidarme con el boli. Si un día se me pone clavarme un pincho de tortilla y una cerveza, pues me lo clavo, al siguiente intento compensarlo comiendo más ligero y punto. También es verdad que no veo que adelgace nada en absoluto y tengo la sensación de que voy a empezar a balar por la cantidad de hojas ingeridas, pero el método Pataky definitivamente creo que puede quitar las ganas de vivir a cualquiera, y no estoy por la labor. Esto es lo que hay.

14 comentarios:

  1. Jajajaja, me encantas!! Te doy la razón en absolutamente todo.
    Además piensa ¿qué necesidad tenemos nosotras de matarnos en el gym? ¿Acaso somos famosas como la Pataky? No, verdad? pues eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues efectivamente, nosotras no tenemos que vivir de nuestro físico, porque como así fuera, yo desde luego me moría de hambre y de pena, jajaja, viva el vino

      Eliminar
  2. Y que me contáis del anuncio de las cuatro chicas de cotorreo en una cafetería, y una observa que del bolso de una de ellas asoma una sospechosa barrita....
    Todas gritan a la vez como poseídas y resulta que con ese avistamiento todashan adivinado que la susodicha se va a casar.
    Vamos, no me fastidies!!
    Que llevo una semana cenando las dos barritas de marras y me han producido un estreñimiento del copón, unas llagas en la boca casi de nazareno y sobre todo una
    pena muy, muy grande. La Cindy Lauper de Malibu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Odio las barritas con toda mi almaaaaa. Bueno, al menos el sábado unas cañitas nos tonaremos, jeje. Licencia para pecarrrrrr

      Eliminar
    2. Licencia, of course

      Eliminar
  3. Pulgarcita y David el Gnomo jajaja! Qué salidas tienes!

    La pobre Elsa vive de su cuerpo y como pierda el tipo se le acaba el chollo, por eso se mata en el gimnasio. Alegremonos de que nosotras no necesitamos hacer eso y se nos valora por algo más que el aspecto. Porque ella ahora está buena, pero dentro de unos años ya veremos, como no se meta en formol...

    Me he reído mucho y hoy me hacía falta, gracias! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro haberte hecho reír. Para eso estamos. Bss

      Eliminar
  4. jajajaja como me he reido, yo también vi el programa y pensé lo de siempre en estos casos, "perdona, pero mi vida no es compatible con eso que me estás contando", cada una a lo suyo con sus tiempos y kilitos.
    Saludos¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente para nosotras. Yo a ese tío no le aguanto, jajaja

      Eliminar
  5. Jajajaja, yo soy de las tuyas, muy mona, muy guapa y muy delgada, pero paso de que nadie me esté gritando, mientras el entrenador está carcajeándose hacia sus adentros, de que grita a una tía y le pagan por ello.
    En fin, que me voy a por mi pulguita de cada mañana, que lleva pan y un montón de cosas que engordan, pero que está buenísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro, hay que disfrutar. Un beso guapa

      Eliminar
  6. Desde luego, si eso es una vida perfecta en un cuerpo perfecto, me quedo con mi mierdavida. De calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toma, y yo. Y lo bien que sienta una cervecita con las amigas, eh?

      Eliminar
  7. Lo siento, pero aunque no pongo en duda que la Pataky se mata en el gimnasio, dudo mucho que en 10 semanas haya recuperado la figura y esté tan buenorra sin ningún tipo de ayuda... Que la vi en los Oscar, que iba acompañando al marido, y tenía un barrigón que ni una boya baliza de las que ponen para señalizar las playas... Yo he sido madre, y que yo sepa hasta las 4-5 semanas después de dar a luz, eso de hacer ejercicio de impacto nada de nada... vamos que gym y tan machacón, cero patatero. Y yo luego fui al gym, además bastante asiduamente, y soy de las que se lo curran a base de bien... y desde luego que no tardé 5 semanas en estar más o menos como antes... Porque no hablemos de que por muco que vuelvas a tu talla y peso anterior, NO te quedas como antes... No sin una ayuda extra

    ResponderEliminar