viernes, 13 de febrero de 2015

Bienvenidos a la preadolescencia 2ª parte


Tener 2 hijos tiene sus ventajas, no penséis que no, sobre todo cuando los tienes muy seguidos como yo, ya sabéis que soy de buscar siempre el lado positivo de las cosas. Lamayor va abriendo camino en todo, y Lapequeña va detrás, pero la sigue de cerca, muuuuuy de cerca, demasiado, para mi gusto. Teniendo en cuenta además, que el adolescente en sí mismo es un ser que está en la tierra básicamente para llevar la contraria a sus padres, para que no se relajen, pues estoy en un sinvivir continuo. Lamayor empezó a salir el año pasado. Lo pasamos mal, sí, para que lo vamos a negar, nos costó horas de terapia de grupo, puesta en común con madres amigas, cervezas y gintonics por doquier, pero al final lo superamos, son mayores y hay que ir soltando la cuerda poco a poco, no queda más remedio. Y ahora, cuando lo tenemos asumido, y parece que empezamos a relajarnos un poco (pero poco), cuando somos capaces de leer un libro (enterándonos de lo que leemos) mientras Laniña está suelta por la calle con sus amigas haciendo diossabequé, y no miramos el reloj cada 5 minutos con los ojos inyectados en sangre o nos asomamos a la ventana cada 10 a ver si la divisamos venir, …. Zas, llega Lapequeña y empieza a salir también, a mí me va a dar algo, yo no tengo cuerpo para esto. Por si no tengo suficiente con una niña suelta por el mundo, ahora dos, pero qué he hecho yo? Y encima mis hijas padecen el síndrome de Tú-a-Boston-y-yo-a-California, parece que se ponen de acuerdo para tener planes opuestos, es decir, si una va al cine, la otra quiere ir a las canchas de baloncesto, si Lamayor va de tiendas, Lapequeña al cine, y yo como una madre/gallina loca intentando juntar a todos los polluelos, pero es imposible, lo he intentado todo, he llegado incluso al soborno, busco planes alternativos, ir de rebajas, hacer bizcochos, es tal mi desesperación que incluso les he intentado convencer de que vayan juntas prometiéndoles ir al Primark, que como toda madre de bien sabe, es un infierno en la tierra, pero nada. Ellas cada una en una punta y yo, como puta por rastrojo de taxista buscando niñas, llevándolas, trayéndolas. Y el caso es que ahora echo la vista atrás, y recuerdo mi adolescencia y bastaba que mi hermana fuese al mismo sitio que yo y a mí es que me salían ronchas por todo el cuerpo, así que debe ser una ley universal, lo bueno es que se cura con el tiempo, afortunadamente, claro.
A lo que vamos que me voy por las ramas. Que esto es un sinvivir continuo, porque cuando ya me estaba acostumbrando a que salgan las dos, ahora LaPequeña se quiere maquillar, y se me ponen los pelos de punta de pensar qué va a ser lo siguiente? porque ya me he dado cuenta de la cruda realidad, esto no se acaba nunca, es una espiral sin fin en la que cada vez surgen nuevas temáticas. Luego querrán salir por la noche, hacerse un piercing, irse a un festival de música, traer un chico a dormir a casa, …. Y lo dejo porque como siga así me va a dar algo pero de verdad. Y va Lamayor y me dice: “Mamá, no te preocupes que la maquillo yo…” ay qué ricas, unidas por el maquillaje, en fin. Vamos a ir afrontando los temas poco a poco según vayan llegando. Y menos mal que tengo el desahogo bloguero, que somos muchas y empezamos a estar organizadas, gracias a la amiga Merak y su iniciativa de #hayvidadespuesdelos6 que podéis encontrar aquí.

El tema de este mes era otro, pero como yo soy anárquica por naturaleza, pues esto es lo que me ha salido. 

6 comentarios:

  1. He leído lo de poder leer un libro y he tenido que parar, volver a leer la frase, saborearla... Mmmm leer... Algún día yo también podré volver a leer libros...

    Me encanta cómo cuentas las cosas pero madre mía, cómo me estresa leer sobre estos temas! Mi mayor tiene mucho carácter y ya me estoy temiendo la adolescente que puede llegar a ser. Espero que no me odie mucho jaja!

    Por cierto, ahora cuándo empieza la adolescencia??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijiji, no te preocupes, que podrás volver a leer, y esto empieza exactamente en el momento en el que tus hijos empiezan a cerrar la puerta de su cuarto para todo, alguna ventaja tenía que tener, pero no tiene muchas más, no te creas. A veces pienso, quién es ese ser extraño y qué ha hecho con mi angelito de rizos dorados, jajaja es broma. Me alegro que te guste. Y no te preocupes que cuando llegue te enterarás, jajaja. Aquí más o menos ha llegado sobre los 12, en los chicos creo que un poco más tarde. Besos guapa

      Eliminar
  2. Jajaja... Me pilla lejos el tema de las salidas, pero me acuerdo de cuando yo era preadolescente y seguro que mi madre estaba igual. Y de momento solo van al cine y de tiendas. Vete comprando kilos de tila que te va a hacer falta cuando empiecen con los bares y las discotecas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que cuando empiecen con ese tema me da algo directamente, voy a necesitar terapia de grupo y vamos a tener que salir también las madres, jajaja

      Eliminar
  3. Te arruino mucho el domingo noche sí te digo que mis amigas hacían botellón con 14??? Jajajaja yo no bebía porque no me gustaba pero se cogían unas papas de aúpa. Todas hemos pasado por ahí antes o después, tranquila que forma parte del ciclo de la vida! Lo que cuenta es la educación y que confiéis y en tu inversión en tila. Mi madre me recogía a las 2 con 17 años, era cruel (mucho) pero no volvía con copas ni nada. Ánimo! No se sí he terminado de hundirte... Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es que ese es en parte el problema, que me acuerdo demasiado bien de cuando yo salía y miedito me da. Pero bueno, son muy responsables y muy ricas, con que sigan así me conformo. Y como bien dices, es el ciclo de la vida, esto no hay quien lo pare, jejejeje

      Eliminar