sábado, 4 de mayo de 2013

Mis clásicos favoritos: Qué les pasa a los hombres con ... la cocina


Como estoy de puente, y mañana es el día de la madre, he decidido reeditar uno de mis clásicos favoritos. Y os preguntaréis porqué ha sido este tema el elegido, pues porque aún no sé cómo ni porqué me he dejado engañar para celebrar mañana el dichoso día de marras en mi casa, sí, lo habéis oído bien. Vamos que me voy a pasar el día de la madre metidita en la cocina, cagüentó, pero bueno, no importa, cuando acabéis de leer este post sabréis porqué he elegido cocinar yo y que Mister recoja, él aún no lo sabe claro, a ver cómo me lo camelo. De todas formas he hecho un poco de trampa, Abuela Airgam traerá la carne ya cocinada y Mirmana traerá postre y vino. Sólo faltará Hermanapequeña, te echaremos de menos guapa, pero es joven y tiene que disfrutar, así que se ha ido de puente (has hecho muy requetebién). Hecha esta aclaración, ahí va el post:


Un fin de semana cualquiera:

Hoy es sábado, 11 a.m., me he levantado hace un rato un poco espesa, salí anoche y los cuerpos ya no son lo que eran, vamos, quien me ha visto y quien me ve, yo que tenía un aguante digno de admiración y ahora a poco que salga y me tome 2 copas, al día siguiente soy una piltrafilla…. Pero bueno, voy a centrarme que ése no es el tema.

Hoy Mister va a cocinar… que Dios nos asista… ¿comeremos bien? Eso seguro, nos deleitará con alguno de sus platos inventados que siempre le salen riquísimos, porque no sé si alguna vez os he comentado que es un cocinero fantástico. Ahora, eso sí, es un cocinero anárquico, es decir, es incapaz de seguir una receta, él se las inventa directamente, y sorprendentemente siempre le salen bien, así su plato estrella es el “arroz creativo” que consiste en hacer un arroz con cualquier cosa que se encuentre por la nevera (comestible, claro), no le salen dos iguales porque nunca se acuerda de qué le puso la última vez. Así que cuando cocina, nunca sabes lo que vas a comer, además es mejor dejarle sólo porque hay que ver cómo cocina…. Yo me pongo de los nervios…. Coge una sartén, la mira, le pone aceite, empieza a echar cosas dentro y de repente dice: “Esta no, es demasiado grande”, coge otra más pequeña, lo cambia y cuando la ha manchado … “uy, ésta es demasiado pequeña….” Lo vuelve a cambiar a otra mediana… ya llevamos 3 sartenes manchadas (cuento yo mentalmente…. Arggggg…..) y así sucesivamente, yo lo siento, pero es que no puedo verlo…, prefiero irme y dejarle solo. Así que me voy al salón e intento leer mientras rezo una plegaria: Virgencita, virgencita, que me entre todo en el friegaplatos…. De repente se oye desde la cocina: “Me cago en la puta…..” yo voy corriendo: “te pasa algo?” Digo con voz melodiosa y él: “no, porqué? Tengo pinta de que me pase algo….?”…. él es cocinero creativo, pero borde.

Yo: “no, lo decía por si necesitas ayudita”, con voz melodiosa pero pensando: me-cago-en-todo-cómo-está-poniendo-la-cocina…..

Mister: “Es que tengo pinta de necesitar ayuda?

Me vuelvo al salón y me bebo un botellín de Mahou, para nivelar el ph y porque con una cerveza en el cuerpo se ve todo mejor….

Cuando termina y grita: LA COMIDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA….. al más puro estilo cuartelero, ahí se nota que procede de familia de militares, me asomo para ver cómo ha dejado la cocina y se confirman todas mis sospechas: la encima está llena de botes, abiertos todos por supuesto, hay un cartón de leche casi vacío abierto y tumbado goteando sobre la tabla del pan, la margarina no tiene tapa y tiene como unas pizquitas de …. Sorpresa!!!!! …. migas, porque ha usado el cuchillo del pan para la margarina, sin limpiarlo ni antes ni después, claro; el paquete de harina, también abierto, se balancea peligrosamente en equilibrio inestable y hay un reguero de harina que cruza la vitrocerámica… y me dice tan contento: no te preocupes, que ya TE he recogido yo “LO GORDO”….

Si es que es más mono…., pero para él, qué es lo gordo? Miro atónita el fregadero, y veo que…. albricias… ha fregado el vaso de la Termomix y la ha puesto a secar en el escurreplatos, encima de la cafetera que había fregado yo por la mañana, con lo cual ahora está todo mojado, hasta el suelo, porque él cuando friega hace charco….

Así que rescato la bayeta del fondo del fregadero, que está sepultada por los cacharros y sin escurrir, cosa que me pone también de los nerviosssssss, cierro los ojos y digo: vamos a comer.

La comida está requetebuenísima, todo hay que decirlo, todo en su punto, y pienso: ha merecido la pena, qué bien cocina el jodío….. ésta vez ha sido una lasaña de verduras y setas que quitaba el sentío, además ha sobrado y la hemos llevado a casa de una rosa divanera y un papucho implicado, que opinen qué tal estaba la lasaña….


Después de comer les pido: Si me queréis irse…..Dejarme sola, por favor, que me voy a la cocina, y no sé si llamar a los Tédax o al cuerpo de bomberos directamente…..

De todas formas, cocina tan bien que merece la pena, nadie es perfecto, no? Cariño, ya sabes qué te quiero…. Ya estoy pensando con qué nos vas a deleitar el próximo fin de semana…..

Espero que os haya gustado y seguro que alguien se ha sentido identificado. Prometo que este post está basado en hechos reales. Y ya de paso, aprovecho la ocasión para recordar, si hay algún rezagado, que participo en la Cita a Ciegas de madresfera con un elenco de blogeros de élite, anda, pasaros, leed las reseñas y votad... que gane el mejor....

12 comentarios:

  1. jajajaja, como si viera la escena... Pero tengo una curiosidad, en que quedo el plan de que el hiciera cenas algunos días y tu otros? porque después de leer esto entiendo que igual no te compense le idea... :D Un besazo y buen fin de semana! Voy a votar que se me había pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ha quedado en que me ha timado, con siempre. Yo cocino un día y él al día siguiente aprovecha las sobras o hace sándwiches ... jajaja gracias guapa

      Eliminar
  2. Buenisimoooo Guru!!!!!! jajajajja Q grande el Mister!!! quiero conocerlo ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, ya te queda menos para conocerlo, lo bueno es que en la boda de Rodrigo luego no hay que recoger... jajaja besos

      Eliminar
  3. :-)) pues te voy a dar envidia, mi hombre va fregando conforme va cocinando. Le tengo bien enseñao, jejeje. Aunque lo de quitar las migas de la encimera no lo he conseguido. Muy divertido tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay xD qué suerte, pero le has enviado a un campamento de maridos o algo así o ya venía enseñado de casa? Jajaja consérvalo que debe ser un ejemplar único en su especie. Lo de las migas es un estigma como lo de la regla, tenemos que aprender a vivir con ello. Bss

      Eliminar
  4. Jo maja, parece que me has leído el pensamiento, lo que más odio en este mundo mundial, lo que peor llevo, la tortura china más horrible que me puedes practicar es dejar la bayeta amarilla sin escurrir en el fregadero.... aaaaaaaarrrrrggggggggggggggg
    Un besillo guapa, me ha encantado como siempre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja sí es de lo peor, cuando la coges y está como pringosilla, lamiosa que diría mi hermana y chorreando.... argggggg es que no puedo... besos

      Eliminar
  5. Joer nena, los maridos los hacen en serie ¿ no? por que como te he dicho otras veces el tuyo y el mio se parecen tanto que deben ser de la misma serie.
    Como siempre me he reido un ratejo a tu costa, digo, contigo, jajaja; que eres más maja!!!!
    Un besazo, y un gusto leerte siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí igualicos igualicos jejeje. Gracias guapa. Bss

      Eliminar
  6. Jajaja identificada total! En casa cocina el, y recojo yo, esos son nuestros roles.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros vamos cambiando, no sé qué es peor, la verdad. Jajaja

      Eliminar