viernes, 19 de abril de 2013

Cumpleaños infernal en ... La Bolera


Ayer tuve una experiencia religiosa en la bolera, ese antro de perdición y desenfreno donde algunos niños celebran su cumpleaños. Fui a buscar a Lapequeña que tenía allí un cumple que había empezado a las 5.30. Nos dijeron que fuéramos a buscarlos a las 7.30 y allí que estaba yo a la hora convenida. No sé porqué pero los cumpleaños nunca terminan a la hora que te dicen en el sitio, como si dos horas no les pareciese suficiente tortura. El caso es que llegas allí y no sabes si has entrado en la bolera o en un after hours, está super oscuro y hay una música atronadora de chunda chunda que lo primero que te pide el cuerpo es pedirte un gin-tonic. La madre del protagonista del cumple es fácilmente reconocible porque es la que tiene la cara más desencajada, es más en una multitud de madres, podrías reconocer a la del cumpleaños a la primera, se les nota en la mirada, la pobre que me encontré allí, ya no era persona, lo primero que vino a mi mente es pensar: esta mujer es una santa….  El día del cumple de tu retoño se supone que te pones remona para recibir a las madres y padres, sencilla a la par que elegante, te maquillas y yo he oído que algunas hasta van a la peluquería, no os esforcéis, es inútil, lo mejor es que tú recibas a los niños y tu marido los reparta, porque cuando se vayan todos los miniseres, tú no serás ni la sombra del ser humano que entró allí, llevarás ojeras tipo oso panda, el rimmel corrido, una mancha de ketchup o mayonesa (o las dos cosas) en una teta, la camisa medio sacada del pantalón, y el pelo… del pelo mejor no hablamos, al margen de que te dolerán todos los huesos del cuerpo del rato que estuviste de pie, agachada, otra vez de pie, los ochocientos cordones que tuviste que atar, y los pantalones que tuviste que desabrochar.
Si cualquier cumpleaños infantil es una pesadilla, el celebrado en la bolera es un auténtico infierno, a las hordas de niños aulladores se une una música ratonera al más puro estilo Gandía shore a un volumen ensordecedor, no sé si suben la música para tapar los gritos de los niños o los niños aúllan cada vez más alto para entenderse por encima del volumen atronador de la música. Resultado: a los cinco minutos de estar allí sentirás que te va a explotar la cabeza nivel paracetamol un gramo.
Los niños juegan partidas por turnos, pero claro, no pueden jugar todos a la vez, con lo cual tendrás unos jugando y otros corriendo y chillando como si estuvieran poseídos por el espíritu de algún deportista olímpico super dopado. Yo recomiendo llevar varias capas de ropa, que puedas ir quitándote, porque la temperatura alcanza cotas inimaginables, es como estar en una sauna, ni os cuento con la pelambrera que puedes salir de semejante antro, absteneros si os habéis alisado el pelo porque saldréis de allí con el pelo a lo afro, riete tu del alisado japonés.
Cuando llegué faltaba el momento tarta y regalos, a puntito estuve de pedirme un gin-tonic para poder aguantar el rato que me quedaba allí, y estuve tentada de irme, pero no, resistí estoicamente hasta el final que se me hizo eterno, no me quiero imaginar cómo estaba la madre del protagonista que me llevaba 2 horas de ventaja, pero me estaba dando hasta pena. Cuando por fin acabo el aquelarre y conseguí arrastrar a mi hija de allí, que me costó Dios y ayuda porque no quería irse ni a tiros, yo creo que los drogan, según ella: “ha sido super corto y no estoy nada cansada”, llegué a casa, me derrumbé en el sofá y me bebí una cerveza de un trago. No podía moverme, sólo para ir a la cocina y coger otra. Laquenoestabacansada cayó fulminada en la cama automáticamente como si se le hubieran gastado las pilas y yo a continuación, contenta porque aún falta muuuuuuuuuuuucho para el cumple de las mías, pero ese día llegará, y a Dios pongo por testigo que yo no lo celebro en la bolera ni muerta.

20 comentarios:

  1. ¿En serio que algunas van a la peluquería? Alucinada me dejas... Esta bien saber todo esto para cuando me toque, ya se donde no organizarlos o cuando mandar al padre de la criatura a por ella a un cumple, jajaja. Espero que hoy este siendo un día descansado después de esa experiencia religiosa. Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabra de Misa Airgam jajaja Vete preparando que es un submundo el de las celebraciones infantiles. Besos guapa

      Eliminar
  2. Ufff con lo poquito que queda para el de Rafa...y es una de las opciones que le he oído comentar. La verdad que como los de nuestra época... sándwich, gusanitos y tarta de galletas hecha por mamá y en nuestra propia casa.
    Pero tanto niño en casa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, qué recuerdos los cumpleaños en las casas con los gusanitos y la Fanta y nuestras madres qué enrolladas. A mí de pensar en todos los niños en casa se me ponen los pelos como escarpias. Bss

      Eliminar
  3. Cuando llega el mes de octubre empiezo a no dormir pensando en los cumples de mis hijas, que se llevan 9 días de diferencia en cuanto a cumples se refiere. El más estresante de mi vida fue el de la bolera cuando mi hija mayor cumplió 7 años. Totalmente identificada con lo que cuentas. El mejor fue en el parque Juan Carlos I de Madrid cuando cumplió 5, todos jugando y saltando al aire libre mientras los padres tomábamos cervecita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego esa es la mejor opción, al aire libre y con cañas para los padres pero las mías son de invierno o sea que me toca algo indoors sí o sí. Me alegro que te guste

      Eliminar
  4. Nos gustaría enviarle el programa del Concurso que tenemos para bloggers, el correo es lmiranda@mumsprivee.com, es la Community, si quiere se lo remitimos, no tenemos su correo, por lo que si le interesa, póngase en contacto con nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Madre del amor hermoso, en una bolera??? Dónde están los cumples con medias lunas y ganchitos sin música horrible de fondo? La gente tiene unas ganas locas de sufrir. Ellos encantados claro, la frase de tu hija final lo dice todo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, esos cumples a la antigua a base de medias noches de chorizo de Pamplona y ganchitos a mogollón jajaja . Besos y ya OS tocará con la little padawan

      Eliminar
  6. jajajajja me lo sé, y entré una vez a rescatar a mi hija, comprobé que no había salida oculta y me fuí a esperarla a la puerta principal. No puedo con esos sitios ni con mil GTs

    ResponderEliminar
  7. Sé de lo que hablas,yo trabajé en una bolera,madre mia,vaya antro,no te puedes hacer una idea!!jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay xD qué horror, qué dolor de cabeza no?

      Eliminar
  8. Puaf!! La bolera es un sitio infernal ruido a tope niños histericos que no paran de moverse realmente se dan también todos los ingredientes para que yo no lo celebre alli nunca aunque mayor me esta amenazando con ese plan para su cumple cuando lo haga te aviso y nos tomamos unos copazos en esas dos horas y asi nos reimos por lo menos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que Dior te pille confesada, lo mejor en esos casos es darse al alcohol, yo te acompaño jajaja

      Eliminar
  9. Yo he celebrado en un parque infantil los cuatro años de mi mayor, y genial, pero el momento regalos es infernal. No me gusta nada. La sientan en una silla/sillón, como si fuera la reina de la fiesta (que lo es), y a los demás niños haciendo corro en el suelo. Sacan un regalo del baúl, dicen el nombre del niño que lo regala y "que lo abra, que lo abra", "que lo enseñe, que lo enseñe"... Y así durante un buen rato. No me gusta nada. Ni en mi hija, ni en los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uy sí el momento regalos tb es un horror y a ver cómo colocas todo eso luego en casa. Bss

      Eliminar
  10. Jajaja apuntado! Bolera NO! caca! Jajaja

    ResponderEliminar
  11. Pues la posibilidades se reducen. No en casa, no en la bolera... ¿Y en un campamento en un país lejano? Incluso invitaría a alguno de sus padres Jijiji

    ResponderEliminar