jueves, 4 de diciembre de 2014

Pesadilla antes de Navidad


Me acabo de dar cuenta que no queda nada para el Festival de la Gula, digo Navidad, y como siempre, me ha pillado el toro pero a base de bien. Mira que todos los años me digo que no va a volver a pasar, que me voy a planificar y que lo voy a hacer todo con tiempo, pues zas, en toda la boca, no tengo nada hecho, pero absolutamente nada, bueno, sí, he comprado una lata de un foei buenísimo, que no descarto apretarme con una botella de vino cualquier noche de aquí al 24, porque con eso no comemos 11 personas ni de coña, no?
Pero bueno, qué sería del mes de diciembre sin las prisas corriendo con la lengua fuera para llegar a todo.
Para más inri, están las cenas de Navidad, diciembre debería ser proclamado el mes de las cenas. A la gente le entra un ansia viva por cenar antes de fin de año, como si se fuera a acabar el mundo o el hambre que no sé qué es peor, todo el mundo quiere cenar o comer juntos, pero señores, tengan paciencia, que después del 31 vendrá enero y luego febrero, que digo yo que no hay ninguna necesidad de llegar a fin de año cebados como el pavo. Pues nada, no hay manera, yo tengo cena con las amigas, cena con los del cole de las niñas, cena de la empresa, comida con los íntimos de la empresa, comida con los que como lunes y miércoles, cena con los primos del Mister, y todavía me quedan algunas que ya no sé ni cuándo las voy a tener, porque hoy me ha llamado un amigo para que organice unas cañas, así a palo seco, la gente ya está quedando directamente para beber, esto no hay quién lo aguante, a mí me está entrando un noséqué en la boca del estómago que se me está cerrando en falso. Y yo me conozco, y en estas reuniones soy mucho de hablar y claro, si hablo no como, que una está muy bien educada, y además hablar me da sed, con lo cual con el estómago vacío y hablando por los codos, claro, no me queda más que darme a la bebida, miedo me está dando la lorza traicionera que está ahí agazapada, dispuesta a tomar posiciones a la que te despistes y tomes un canapé de más. No sé si pedirme a los Reyes una braga-faja tamaño tobisoba (de los tobillos a los sobacos).
Si a eso le añadimos que me he liado la manta a la cabeza y he decidido reformar la cocina, y entre unas cosas y otras, el 17 es el día que me han dicho que vienen a llevarse mi cocina antigua y traerme y montarme la nueva, viviendo al límite, y no penséis que he ido a lo fácil, no, yo no podía, los muebles me los traen unos, luego vienen los de la encimera a medir porque hasta que no están los muebles no puede ser porque va a medida, y así hasta el infinito y más allá. Me veo que llega Navidad y no tengo cocina, ése es el día que tengo que dar de comer a 11 personas, para lo cual sólo tengo una lata de foei. Esto cada vez se parece más a la vida de Bridget Jones.

No sé si terminaremos celebrando la Navidad en un Burger, o la abuela bohemia acudirá al rescate con viandas maravillosas, o quién sabe, a lo mejor tenemos suerte y Santa Claus se apiada de esta madre en apuros que sólo pide este año, que San Leroy Merlin le tenga su cocina a tiempo para poder estrenarla el día 25, fun fun fun. Ahora, eso sí, pienso ponerme monísima de la muerte y pintada como una puerta, que alegra mucho el ambiente. Crucemos los dedos y pensemos en positivo.

10 comentarios:

  1. Jajajaja como te gusta el riesgo!!!
    Suerte y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajaja, ya os contaré. Y si no unas patatas fritas y unos cheetos

      Eliminar
  2. No sé si llamarte valiente o loca... Pero como te metes en esos fregados en estas fechas? Será por meses en el año y haces reformas al ladito del turrón... Eso es vivir al límite jajaja Espero que lo de la cocina sean cumplidores...
    Me parto con lo de las comidas y cenas navideñas... Como si no hubiera suficiente con las "oficiales". Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves, una que es así. Ya os contaré en qué acaba todo esto. Seguro que al final merece la pena. Prometo post deco con fotos incluidas. Bss

      Eliminar
  3. Jo me he estresado sólo con leerte, vives al límite! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya te digo, seguirmos informando de nuestra pesailla en la cocina

      Eliminar
  4. Bueno, yo salgo de cuentas el 24 de diciembre, no se me ocurre ninguna navidad más "loca" que la mía.
    ¡¡Ánimo!! que de todo se sale, jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que me parto, lo tuyo sí que es un regalo bonito. Puen nada hermoso, que sea una hora cortita como dicen en los pueblos, jajaja. Besos

      Eliminar
  5. Tía, mira que remodelar la cocina justo el mes de las grandes cenas y comidas... Me apunto lo de la faja esa, porque me parece que voy a necesitarla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes, viviendo al límite, jajaja. Besos guapa

      Eliminar